Una Tomatina de cine 30 Agosto 2017

  • Imprimir

 

video tomatina

 

EFE/levante-emv.com Las calles del centro de Buñol, como cada último miércoles de agosto desde hace 70 años, ya están preparadas para la tradicional Tomatina, una corta pero intensa avalancha de tomates a la que harán frente cerca de 22.000 personas. 

 

La segunda Tomatina "de pago", después de que el Ayuntamiento (gobernado por EU-PSOE-IAB) decidiese el año pasado reducir el aforo a la mitad (llegaron a congregarse cerca de 45.000 participantes en 2012) y poner a la venta 17.000 entradas a 10 euros, dejando el resto para vecinos de esta localidad de poco más de 9.000 habitantes. Ya hace más de un mes que se agotaron las localidades.

En este proceso de privatización y comercialización de la fiesta, en el que se ha ampliado la oferta festiva con actividades infantiles y espectáculos musicales, sin embargo, se mantiene inmutable el protagonismo del tomate y del exceso, ya que se prevé una descarga de cerca de 140 toneladas en apenas una hora.

La nueva gestión de esta Fiesta de Interés Turístico Nacional, que el consistorio ha encargado a una productora para, según explicó el alcalde, tratar de reducir el "incordio" que supone para los vecinos y rentabilizar la masiva llegada de turistas, no ha estado exenta de polémica.

La adjudicación de la organización de este acontecimiento tan singular, que nació de forma espontánea como una batalla entre vecinos y ha logrado perpetuarse contra la reticencia inicial de las autoridades, está siendo investigada por la Fiscalía Anticorrupción tras la denuncia presentada por el PP.

Pero con independencia de los mecanismos internos de la fiesta, a los que con toda seguridad permanecen ajenos los miles de turistas de todo el mundo que llegan para vivir una experiencia única, el espectáculo de la Tomatina sigue siendo un foco de atracción inimitable.

Como en anteriores ocasiones, las calles de Buñol servirán de plató para el rodaje de al menos una película y un anuncio publicitario; y parte de los ingresos generados por la venta de entradas se destinarán a la ONG india Lokpanchayat, que trabaja con mujeres en riesgo de exclusión y por la construcción de infraestructuras hídricas, entre otros proyectos.

Hay un total de 112 medios de comunicación acreditados, la mayoría españoles, y entre ellos varias productoras de Australia, Suecia, Estados Unidos, Reino Unido, Malasia o Turquía.

Por primera vez, la Tomatina se podrá seguir en directoa traves de internet con varias cámaras fijas y una subjetiva que llevará un reportero a pie de calle.

En apenas una hora, entre las 11 y las 12 horas de mañana, varios camiones volquete cargados al máximo de tomates esparcirán su carga en las calles de Buñol dejando tras de sí un auténtico caudal de rojo viscoso, un río de tomates que, también de forma espectacular, desaparecerá sin dejar rastro gracias a la coordinación y experiencia de los vecinos.